Un poco de historia, las primeras cartas de Tarot

Tarot Visconti Sforza

Pese a la pretendida antiguedad del Tarot, las cartas más antiguas datan del siglo XV, y pertenecieron a familias nobles italianas, Visconti y Sforza.
Estaban pintadas en madera y oro, representando los arcanos mayores pero a su vez a los personajes de esta familia que posaron para los mismos. Los naipes eran llamados tarocchi. El surgimiento del Tarot se produce en la llamada Edad de Oro, el Renacimiento, hoy aquellas legendarias cartas están diseminadas por diferentes museos del mundo.
Acaso el pretendido origen egipcio del tarot no haya sido más que una historia creada por Aleister Crowley cuando ingresó a la sociedad secreta Golden Dawn, tras la partida de Edward Waite?
Tal vez, lo cierto es que Waite sabía más que otros respecto a las imágenes y significaciones del Tarot. Quizás haya sido el legendario ocultista Eliphas Levi en quien se haya basado para desarrollar el Tarot Rider.

De Levi podemos aportar que Aphonse Louis Constant realizó en algún momento estudios para ser Sacerdote de la Iglesia Católica Romana. Renunció a su credo religioso y se convertiría en uno de los ocultistas más importantes del siglo XIX. Algunos afirman que en realidad fue expulsado de la Iglesia debido a sus posturas heréticas. Se dice que antes de su muerte en 1875, Levi se reconcilió con la Iglesia Católica y recibió los santos óleos; pero hasta el momento había seguido la tradición mágica, adoptando el nombre de seudónimo judío de Eliphas [Elifaz] Levi, que era el equivalente a su nombre de nacimiento. Parte de su trabajo lo ocupó escribiendo sobre la supuesta deidad adorada por los Templarios, el Bafomet.
Eliphas Levi consideró al Baphomet como una representación del Absoluto en forma simbólica. Según el autor Michael Howard, Levi basó la ilustración de su Baphomet en una gárgola que se hallaba en el edificio parisino de Saint Bris le Vineux, que fuera propiedad de los Caballeros Templarios.
Es significativo que el Baphomet de Levi se halle como símbolo del Diablo tanto en el Tarot de Marsella y en el de Wate-Rider, ambos anteriores a 1900. Reconocemos que su influencia es innegable.

De todas formas, y pese a ello, el origen del Tarot permanece aún muy oscuro. Datos que podemos tener como ciertos son los posibles orígenes del término Tarot, y son: del hebreo (TORA: ley), del latín (ROTA: rueda; ORAT: el habla). Todo intento más allá de esto constituye una extravagancia.