Lo esotérico en el Tarot

Arcano La Fuerza en el Tarot Hanson-Roberts

El Tarot, verdadero oráculo de los magos, fue fruto de la imaginería de la Edad Media. Aparece por primera vez en pujantes ciudades del norte de Italia a principios del Renacimiento, lo cual nos indicaría que se originó hacia fines de la Edad Media.
No existe ningún Tarot que se pueda arrogar el nombre de Tarot Esotérico, pese a que de hecho hay uno creado en 1978 bajo ese nombre, pero cuyas imágenes difieren bastante de los primeros tarots, y fueron vinculadas a símbolos astrológicos, en este mazo se ha perdido la riqueza de las imágenes y lo de esotérico que éstas pudieran guardar y simbolizar. Es decir, la pérdida de valores substanciales para la adivinación.
La palabra esotérico quiere decir: oculto, reservado, inaccesible. Pero para todos? La respuesta es no. Es accesible a quienes puedan descifrar los símbolos que los arcanos guardan. Es por ello que el origen y evolución del Tarot se liga a la Masonería y a los Rosacruces, y que los tarots que conservan el verdadero sentido esotérico sean los siguientes: el de la Golden Dawn, el de Oswald Wirth, El Tarot Waite Rider, y el de Marsella. Los cuatro poseen valores en común y diferencias sustanciales, pero es en los arcanos mayores donde se producen las mayores coincidencias, siendo el Waite Rider el que va a hacer evolucionar los arcanos menores hacia figuras de impactante simbología.
Esto no quiere decir, que otros mazos no sean de utilidad, sino que son variantes impregnadas de la subjetividad de sus autores, y han modificado los arcanos mayores restándole importancia a los símbolos que representan lo esotérico del Tarot. Una excepción a esta regla, es el moderno Tarot creado por Mary Hanson-Roberts, que conserva gran parte de la simbología del Rider Waite, y una de cuyas imágenes (La fuerza) pueden ver en este post.