El espíritu del Tarot

Para quienes quieran saber acerca del cómo, cuándo y porqué alguien decide dedicarse al Tarot, debo afirmar que hay que esperar la llegada del mensaje de un espíritu del Tarot.
Si, las cartas del Tarot están imbuidas por un espíritu al que el tarotista invoca antes de hacer una tirada, o al consagrarlo. El aprendizaje de esta mancia no depende de cursos ni de aprendizajes de memoria de las significaciones de las cartas, tal como vemos por ahí, hasta en algunas revistas. El tarot habla a través de su espíritu.
Cada arcano del Tarot es una piedra que construye tu templo interior, mágico y sagrado.
El espíritu del Tarot que para mí tiene forma femenina aunque no sexualmente, se acercará a nosotros, nos escogerá, y nos escoge en determinada circunstancia de la vida, generalmente cuando comprendemos que no somos más que una hoja sobreviviendo a una tormenta. El tarot llegará a nuestra manos de la mano de alguien, un desconocido tal vez, que nos habla de ello, o nos presta un libro; o de una persona que conoce los secretos, algunos, no todos, de esta mancia, o la ha practicado seriamente.
Las casualidades no existen. En mi caso particular, ese momento llegó en mitad de mi vida, y sabía, sin que nadie me lo dijera, que debía comprar un mazo de tarót inglés. Nací un día 22 (número maestro) bajo el signo de Tauro.
Un día, en medio de una gran crisis económica que asolaba dramáticamente a mi país, recibí un pago muy bueno de dinero por unos trabajos que había realizado. Tras separar el dinero para mis obligaciones, con satisfacción y expectativa me puse en marcha hasta una librería esoterica.
Allí primero me informaron que el local especializado en Tarot estaba en otra dirección. Me dirigí hasta el lugar, y sorpresivamente me encontré en un hermoso local donde reinaba una energía diferente.
Había gemas, runas, tarots, y muchas otras cosas que me extasiaron. Creo que estuve una hora allí dentro, y eligiendo MI TAROT entre casi unos cuarenta o cincuenta mazos distintos. Hoy ese local ya no existe, y no existen lugares donde haya una cantidad de mazos tan significativa como aquella vez.
Pero no bien me había acercado a los naipes, uno de ellos, particularmente, llamó mi atención: El Tarot Rider Waite.
Curiosié largo rato, e incluso hice consultas al empleado, revisé diseños, figuras, tamaños, sopesé en mis manos las cajas, pero la imagen del Mago en la caja del Rider, cobraba vida y me estaba llamando.
No dudé que me estaba eligiendo él a mí, y que no era yo quien elegía en ese momento.
El espíritu del Tarot me había llevado hasta allí, y se vendría conmigo, tras pagar la buena suma que el mazo costaba.
Luego realicé un ritual de iniciación para consagrarlo. El tarot debe consagrarse y purificarse, de ello hablaré en otro apartado.Hay varios métodos, yo realicé el mío particular. Con el tiempo aprendí antiguos métodos mágicos de consagración, y consagraciones de mazos que duran un mes.
Desde entonces, sé cuando el espíritu está activo y me llama desde la caja de madera donde lo guardo envuelto con un pañuelo de seda porque quiere darme un mensaje.
No debemos abusar de su confianza ni darle un mal uso. No lo uso para los simples curiosos, ni para quienes quieren saber con superficialidad las cosas. El abuso no es tolerado por el espíritu.
Es más, mi último Tarot no sale de su caja sino cuando lo uso para tiradas o para meditación. NO queda a la vista de ningún curioso.
Muchas veces me han dicho, tú nunca me tiraste el tarot. Y yo respondo, no les tiro el Tarot a personas queridas, o cuando lo hago, lo hago en soledad, para yo saber si puede haber algo con que pueda ayudarlos o aconsejarlos.
Si el tarot dice que las cosas seguirán igual, no les creo falsas expectativas. Simplemente le doy poca importancia al asunto, y respondo que no hay nada de qué preocuparse o inquietarse.
El espíritu del Tarot acude a mi llamado toda vez que lo invoco con una simple oración, creada por mí espontáneamente y desde lo más profundo. A menudo le pongo una vela blanca, en señal de reconocimiento y agradecimiento.
Tras los años mi relación con ese espíritu fue aumentando. Y sé, que será mayor, cuando mayor sea mi madurez, mi paciencia, y mi práctica no vaya en contra de la ética que el espíritu reclama con el uso de sus cartas. Tiempo después acudí al llamado de otro espíritu, el del Tarot Angelico, y actualmente estoy concentrado en un tarot muy poderoso, el Tarot Thot de Crowley, que es un Tarot mágico, consagrado con fórmulas mágicas y complejos rituales.
A ese espíritu, o espíritus, quienquiera que sean, donde quiera que estén… dedico este sitio, porque ellos han conducido mi vida por un camino de sabiduría. Son las piedras del templo mágico que represento. La estrella que guía mis pasos por el camino que escogí.

NOTA: Cada uno puede representarse al espíritu del Tarot como la imagen que interiormente le surja, debe tratar al Tarot como si de una persona se tratara, y sólo así le responderá como tal.


Deja un comentario