El Arcano mayor: La Emperatriz

La Emperatriz

Continuando con nuestro viaje por los arcanos mayores del Tarot Rider, y casi por finalizar, hoy veremos el arcano III llamado La Emperatriz.
La Emperatriz, al igual que La Sacerdotisa es una carta que expresa la energía femenina del cosmos. Ambas son cartas receptivas. No le interesan los logros sino disfrutar y sentirse capaz de ser. Es una influencia material en todos los sentidos posibles, positivos y negativos, suele representar la gran demanda de protección en una consultante femenina. En la versión del Tarot Rider se la ve al aire libre, rodeada de verde, trigo y otras plantas frondosas realzando su aspecto. Porta una corona de 12 estrellas, los 12 signos del zodíaco, las 12 Puertas de la Ciudad Santa. En su brazo derecho levanta el Báculo de Poder, símbolo de poder, pero de otro orden.

Una mujer hermosa y real, ricamente vestida, empuña con la mano derecha el cetro del mundo; en un escudo que se encuentra a su lado aparece dibujado el símbolo de Venus. La diosa aparece sentada delante de un campo de cereal, y a su espalda fluye una corriente de agua que penetra en un bosque, el jardín inferior del Edén. Waite afirma que no se trata de una reina celeste, sino del refugio de los pecadores del placer satisfactorio que calma todos los dolores. Es la fecundidad humana, la puerta que conduce a esta vida.
Representa tanto los deseso como los temores de sus aspiraciones matrimoniales y a ser madre. Está asociada al carácter fuerte, maternidad, riqueza, así como los deseos de imponerse a los demás. En sus aspectos negativos, pude presentar excesiva superficialidad, ostentación, representar a la mujer que gasta excesivamente, o que quiere destacarse o figurar. Puede representar tanto a la consultante como a su madre. Puede presentar discusiones en todos los planos de la vida.
En amor: Los sentimientos son apasionados, con mucha imaginación, pero poco realistas e influenciables.