Arcano Mayor El Carro

El Carro

El arcano VII del Tarot llamado EL carro es algo más que una victoria sonada, es el Arcano El Mago que ha alcanzado otro grado de evolución, es el héroe que llega vencedor y coronado. Ahora veamos la carta en su simbología esotérica. En la visión de Waite, cercana a los Rosacruces, esta carta representa a un conquistador de doble perfil, material y espiritual. De sus hombros sobresalen el urim y el thummin, joyas oraculares de los antiguos sacerdotes hebreos. Su frente se adorna con la estrella de la inteligencia; en su pecho aparece el cuadrado de la estabilidad. En el carro destacan los símbolos sexuales hindúes, el lingam y el yoni tutelados por las alas del Mercurio filosófico: es el símbolo de las conquistas que se hacen posibles mediante el dominio sobre los instintos, las dos esfinges.

El Carro no sólo ha atravesado la entrada a la ciudad, recordarán las dos torres a lo lejos en La Muerte y más cerca en La Luna. El Carro llegó al interior de la ciudad. Marco aquí una diferencia entre la simbología del Tarot de Marsella y el Tarot Rider. En el tarot de marsella es tirado por un caballo azul y uno rojo, en el Rider por dos esfinges, su simbología es más profunda.
Recuerden el mito de la esfinge que le plantea a Edipo descifrar un enigma para liberar a la ciudad de una plaga. El mago ha alcanzado el grado máximo de sabiduría y de manejo de su voluntad, tiene la fuerza y el dominio para conducir dos esfinges que tiran hacia diferentes lados. Sugiere la victoria del alma sobre la mortalidad. El escudo que luce el carro se denomina lingam, y es un símbolo esotérico de fecundidad.
Otros símbolos son: dos medialunas sobre sus hombros y el sol sobre su cabeza representan el dominio absoluto de las fuerzas naturales y materiales.
En toda tirada del Tarot, El Carro significa victoria, éxito, triunfo, alcanzar los logros, materiales o espirituales. Todo está en marcha.